Críticas

Previous Próximo
THE GRANDMASTER THE GRANDMASTER The Grandmaster Una luch...
EL GRAN CUADERNO EL GRAN CUADERNO El gran cuaderno Por D...
MATEO MATEO Mateo Por David A. Ram...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE Por Davi...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
DOS VIDAS DOS VIDAS Dos vidas Por Ómar Jav...
IDA IDA IDA Por Oscar Alejandr...
TIERRA EN LA LENGUA TIERRA EN LA LENGUA Tierra en la lengua   ...
SUEÑO DE LIBERTAD SUEÑO DE LIBERTAD Sueño de libertad   P...
ILO ILO ILO ILO ILO ILO   Por David A...
LA MECANÓGRAFA LA MECANÓGRAFA La mecanógrafa   Por ...
ABUELOS ABUELOS Abuelos   Por David A...
LA JAULA DE ORO LA JAULA DE ORO La jaula de oro   Por...
EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS El corazón guarda sus sec...
WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO Walesa, la esperanza de u...
DE TAL PADRE, TAL HIJO DE TAL PADRE, TAL HIJO De tal padre, tal hijo (S...
SECRETO DE CONFESIÓN SECRETO DE CONFESIÓN Secreto de confesión   ...
Oh Boy! Oh Boy! Oh Boy! (2012) Película ...
NINFOMANÍA VOL. I NINFOMANÍA VOL. I Ninfomanía Vol. I Po...
NINFOMANÍA VOL. II NINFOMANÍA VOL. II Ninfomanía Vol. II P...
A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama ...
LA MEJOR OFERTA LA MEJOR OFERTA La mejor oferta Por ...
GLORIA GLORIA Gloria Osmar Gaviria...
RENOIR RENOIR -Adrián Atehortúa- Ade...
COSMÓPOLIS COSMÓPOLIS -Adrián Atehortúa- Dav...
LOS PELAYOS LOS PELAYOS   -Adrián Atehortúa- ...
EL HIPNOTISTA EL HIPNOTISTA -Adrián Atehortúa- H...
EN LA CASA EN LA CASA -Adrián Atehortúa- Pen...
¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? ¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? Los años no vienen solo...
MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES   Adrián Atehortúa Ya...
EL MOLINO Y LA CRUZ EL MOLINO Y LA CRUZ   -Adrián Atehortúa- ...
LA CACERÍA LA CACERÍA LA CACERÍA Por Adri...
PHILOMENA PHILOMENA Reflexiva y humana Jos...
LA PIEDRA PACIENTE LA PIEDRA PACIENTE Habla para que te escuche...
12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 años de esclavitud   ...
LA VIDA DE ADÈLE LA VIDA DE ADÈLE   -Adrián Atehortúa- ...
LOS HONGOS LOS HONGOS Los hongos   Por Davi...
LA PARTE DE LOS ÁNGELES LA PARTE DE LOS ÁNGELES -Adrián Atehortúa- Ken...
Humano Humano Humano   Por David A....
¡SOMOS LO MEJOR! ¡SOMOS LO MEJOR! ¡Somos lo mejor!   Po...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita Una ninfó...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita   Por ...
Timbuktú Timbuktú Timbuktú Por David A...
Memorias del Calavero Memorias del Calavero Memorias del Calavero   ...
Violette Violette Violette Una lucha hist...
Leviathan Leviathan Leviathan Por David...
Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Edición 69 del ...
Marilyn, antes de Monroe Marilyn, antes de Monroe   Marilyn, antes de Mo...
Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent   ...

LA VIDA DE ADÈLE

 

-Adrián Atehortúa-


Por fin ha llegado a Colombia La vida de Adèle, la multipremiada película francesa que ha sorprendido a públicos y críticos en festivales y salas de cine de todo el mundo. Basada en la novela gráfica Le bleu est une couleur chaude (“Azul es un color cálido”) de Julie Maroh, la obra del director tunecino Abdellatif Kechiche está tan bien construida que parece sencilla y en eso radica su éxito. Es como si a nadie se le hubiera ocurrido hacer esa idea antes.

Adèle es una joven a la que vemos madurar en cinco, seis o siete años. Es inteligente, aguda, sin temores y su vida es como la de cualquiera: cumple con sus deberes, vive y deja vivir. En ese tono aburrido están algunas dudas sobre sus preferencias y para darse un impulso o una seguridad, conoce a Emma, una chica mayor, con algo más de experiencia, que le da luz a sus incertidumbres.

La vida de Adèle es una película muy pálida y muy explícita, como una buena parte del cine europeo de los últimos años, que sostiene un clima descolorido con determinación sin dejar que eso la vuelva deprimente. Hay en su estilo una elección por lo natural que la llena de vida con trazos sencillos: la cámara en mano, las locaciones reales, la luz ambiente, los diálogos improvisados –el director solo planteaba las situaciones de las escenas a sus actores-, las secuencias extensas, la ausencia de efectos especiales, de maquillaje, de fondos musicales.

A eso se suma una habilidad para narrar con planos cerrados más de la mitad del film y unas actrices portentosas que toman todo eso a su favor para dar fuerza a una historia de amor moderna y sencilla, haciéndola correr con fluidez –muy natural- al punto en que no es necesario saber cuánto tiempo ha pasado en el relato, en qué ciudad estamos, de dónde vienen los nuevos personajes, cómo se hilan las situaciones. La vida en la película parece la vida misma.

Hay por lo menos tres cosas que no pueden escaparse a la mirada común y se roban la atención a simple vista. Primero, las evidentes escenas sexuales. Segundo, la presencia de su protagonista en cada uno de los 170 minutos de su duración. Tercero y más sutil, el azul omnipresente en cualquier cosa de cada una de las escenas: los ojos y el cabello de Emma, las paredes de un salón de clases, una caneca de la basura, el bolso de un estudiante, las uñas de una mujer, el interior de un bus, las sábanas, el mar.

Son muchas las historias de amor con erotismo, con austeridad en sus recursos, pero el director tunecino Abdellatif Kechiche ha sabido mezclar detalles entre lo arriesgado y lo mesurado para crear algo original con ingredientes que han sido usados por muchos otros sin sacarles tanto provecho. La vida de Adèle lo logra: permanece en la cima de las cosas bien hechas, se asoma al abismo del placer que puede volverse vicio sin dejarse dañar por esa tentación. Su historia es simple, pero no es plana. Su erotismo es explícito, pero no pornográfico. Su técnica es parca, pero no pobre. Su color es pálido, pero no frío. Ahí está el encanto de su extraña belleza.

 

 

 

*Este es un espacio de crítica libre y abierto. El contenido de los artículos es responsabilidad única y exclusiva de sus autores y no corresponde necesariamente al pensamiento de la revista.