Críticas

Previous Próximo
THE GRANDMASTER THE GRANDMASTER The Grandmaster Una luch...
EL GRAN CUADERNO EL GRAN CUADERNO El gran cuaderno Por D...
MATEO MATEO Mateo Por David A. Ram...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE Por Davi...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
DOS VIDAS DOS VIDAS Dos vidas Por Ómar Jav...
IDA IDA IDA Por Oscar Alejandr...
TIERRA EN LA LENGUA TIERRA EN LA LENGUA Tierra en la lengua   ...
SUEÑO DE LIBERTAD SUEÑO DE LIBERTAD Sueño de libertad   P...
ILO ILO ILO ILO ILO ILO   Por David A...
LA MECANÓGRAFA LA MECANÓGRAFA La mecanógrafa   Por ...
ABUELOS ABUELOS Abuelos   Por David A...
LA JAULA DE ORO LA JAULA DE ORO La jaula de oro   Por...
EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS El corazón guarda sus sec...
WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO Walesa, la esperanza de u...
DE TAL PADRE, TAL HIJO DE TAL PADRE, TAL HIJO De tal padre, tal hijo (S...
SECRETO DE CONFESIÓN SECRETO DE CONFESIÓN Secreto de confesión   ...
Oh Boy! Oh Boy! Oh Boy! (2012) Película ...
NINFOMANÍA VOL. I NINFOMANÍA VOL. I Ninfomanía Vol. I Po...
NINFOMANÍA VOL. II NINFOMANÍA VOL. II Ninfomanía Vol. II P...
A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama ...
LA MEJOR OFERTA LA MEJOR OFERTA La mejor oferta Por ...
GLORIA GLORIA Gloria Osmar Gaviria...
RENOIR RENOIR -Adrián Atehortúa- Ade...
COSMÓPOLIS COSMÓPOLIS -Adrián Atehortúa- Dav...
LOS PELAYOS LOS PELAYOS   -Adrián Atehortúa- ...
EL HIPNOTISTA EL HIPNOTISTA -Adrián Atehortúa- H...
EN LA CASA EN LA CASA -Adrián Atehortúa- Pen...
¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? ¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? Los años no vienen solo...
MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES   Adrián Atehortúa Ya...
EL MOLINO Y LA CRUZ EL MOLINO Y LA CRUZ   -Adrián Atehortúa- ...
LA CACERÍA LA CACERÍA LA CACERÍA Por Adri...
PHILOMENA PHILOMENA Reflexiva y humana Jos...
LA PIEDRA PACIENTE LA PIEDRA PACIENTE Habla para que te escuche...
12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 años de esclavitud   ...
LA VIDA DE ADÈLE LA VIDA DE ADÈLE   -Adrián Atehortúa- ...
LOS HONGOS LOS HONGOS Los hongos   Por Davi...
LA PARTE DE LOS ÁNGELES LA PARTE DE LOS ÁNGELES -Adrián Atehortúa- Ken...
Humano Humano Humano   Por David A....
¡SOMOS LO MEJOR! ¡SOMOS LO MEJOR! ¡Somos lo mejor!   Po...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita Una ninfó...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita   Por ...
Timbuktú Timbuktú Timbuktú Por David A...
Memorias del Calavero Memorias del Calavero Memorias del Calavero   ...
Violette Violette Violette Una lucha hist...
Leviathan Leviathan Leviathan Por David...
Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Edición 69 del ...
Marilyn, antes de Monroe Marilyn, antes de Monroe   Marilyn, antes de Mo...
Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent   ...

De tal padre, tal hijo (Soshite chichi ni naru)

 

Por Oscar Alejandro Cabrera

Cali, Colombia

Desde mis primeros visionados, he creído en el cine –aparte del objetivo primordial de entretener- como una potente herramienta antropológica, exaltando el ámbito social al ofrecer incontables perspectivas sobre las condiciones y los comportamientos. Por lo tanto es claro que uno de los principales enfoques siempre será la unión familiar, cuya integración e influencia obviamente varía en cada país según la idiosincrasia. Es una oportunidad o un deber del proceder fílmico, escudriñar, mostrar e inclusive cuestionar sus preceptos y así explorar las consecuencias tanto para el grupo de parientes, como en la disposición ética de cada individuo. Generando conjeturas más que necesarias sobre los efectos en la búsqueda y afirmación de la identidad.

Los valores –relativos a la moralidad establecida- y costumbres arraigadas pueden ser un impulsor vital óptimo, o en cambio una carga inconsciente que perjudica los genuinos anhelos; pero en cualquier instante de la vida surge un exabrupto que la sacude y aquellas ilusiones son confrontadas. ¿Puede sobrevivir el ser aferrándose a los cimientos de su estructura familiar, aun cuando ya deteriorada revela esos mecanismos represivos?, ¿cuándo se da la honestidad propia y se reencuentra el vínculo afectivo real?. Tales preguntas son abordadas en el largometraje más reciente del japonés Hirokazu Kore-eda, quien en un drama delicado, aunque intenso, descompone y reinterpreta el núcleo familiar con una motricidad emocional muy fina.

Aparentemente todo es ideal para el matrimonio formado por Ryota y Midori, sobre todo en la crianza de su único hijo Keita, donde la abnegada y cariñosa figura materna ha tenido una mayor presencia que la paterna, pues Ryota da cierta prioridad a sus compromisos laborales. Sin embargo un día cualquiera, las cosas cambian radicalmente cuando ambos reciben la llamada del hospital donde nació el niño, y resulta devastador descubrir que Keita de 6 años no es suyo en realidad. En el lugar cometieron un grave error entregándoles él bebé de otra pareja, la cual a su vez ha cuidado tantos años de su verdadero pequeño. Luego de conocerlos y presenciar el amor de aquel hogar, junto al vínculo de Midori con Keita a pesar de las circunstancias, Ryota reevaluara su papel y sufriendo lo indescriptible, deberá tomar una decisión.

En la compleja situación planteada no veremos fulminantes manifestaciones de exuberantes sentimientos –normal en occidente-, sino miradas e interacciones sutiles que transmiten agonía y el desconcierto de una manera llevadera. Centrado en lo implícito, presenta apropiados personajes cohibidos con sus motivaciones y conflictos internos. Te importan y así la cinta se desenvuelve con naturalidad durante los lapsos contemplativos. Ofrece además en su pausada narrativa, interacciones sinceras y conmovedores momentos que en verdad marcan su progreso.

El engaño de la pareja protagonista es el catalizador para remover la cortina y vean decepcionados con desdén un frágil sistema que traía consigo dentro de sus convenciones morales una difuminada conformidad. A pesar de ello, intentan -de acuerdo a las personalidades bien establecidas- hacer lo que sienten correcto, apreciando lo esencial en sus decisiones.

El gran dilema es plasmado sin complacencias y la mirada de Kore-eda es neutral pero nada distante. No se limita a contemplar, brinda desde las sensaciones gratificantes, hasta las sombrías en sencillas escenas con propósito. En otras palabras, nos invita a experimentar por dosis iguales las ocasiones felices de convivencia y la turbia impotencia del padre.

En Hirokazu es habitual poner en jaque a sus personajes, al retratar aspectos del Japón contemporáneo en guiones que consiguen reflejar sus paradojas mediante seres falibles, que a veces exponen entrañables virtudes en joviales instantes, conservando aun el carácter íntimo en su pulcra, elegante y accesible ejecución. La cinta que nos compete sigue tales constantes, aunque dosificadas en su composición. Al menos nada está fuera de lugar, cada gesto, acto y silencio tiene impacto en un depurado relato de una envidiable economía de planos, herencia del mejor Yasujiro Ozu. Nunca se torna pesada y va con fluidez desarrollando acontecimientos verosímiles.

No llega a ser tan poderosa al compararla con Nadie sabe, Kiseki, Air-doll, u otros trabajos de su autor, pero te sumerges en su particular sensibilidad y da rienda a una tensión serena. Toca fibras necesarias, tolerables para unos o quizás en otros genere efectos que prefieren ignorar.

 

 

*Este es un espacio de crítica libre y abierto. El contenido de los artículos es responsabilidad única y exclusiva de sus autores y no corresponde necesariamente al pensamiento de la revista.