Críticas

Previous Próximo
THE GRANDMASTER THE GRANDMASTER The Grandmaster Una luch...
EL GRAN CUADERNO EL GRAN CUADERNO El gran cuaderno Por D...
MATEO MATEO Mateo Por David A. Ram...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE LA INMIGRANTE Por Davi...
THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR THE LUNCHBOX: LOS SABORES DEL AMOR The Lunchbox Los sabore...
DOS VIDAS DOS VIDAS Dos vidas Por Ómar Jav...
IDA IDA IDA Por Oscar Alejandr...
TIERRA EN LA LENGUA TIERRA EN LA LENGUA Tierra en la lengua   ...
SUEÑO DE LIBERTAD SUEÑO DE LIBERTAD Sueño de libertad   P...
ILO ILO ILO ILO ILO ILO   Por David A...
LA MECANÓGRAFA LA MECANÓGRAFA La mecanógrafa   Por ...
ABUELOS ABUELOS Abuelos   Por David A...
LA JAULA DE ORO LA JAULA DE ORO La jaula de oro   Por...
EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS EL CORAZÓN GUARDA SUS SECRETOS El corazón guarda sus sec...
WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO WALESA LA ESPERANZA DE UN PUEBLO Walesa, la esperanza de u...
DE TAL PADRE, TAL HIJO DE TAL PADRE, TAL HIJO De tal padre, tal hijo (S...
SECRETO DE CONFESIÓN SECRETO DE CONFESIÓN Secreto de confesión   ...
Oh Boy! Oh Boy! Oh Boy! (2012) Película ...
NINFOMANÍA VOL. I NINFOMANÍA VOL. I Ninfomanía Vol. I Po...
NINFOMANÍA VOL. II NINFOMANÍA VOL. II Ninfomanía Vol. II P...
A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama A 20 pasos de la fama ...
LA MEJOR OFERTA LA MEJOR OFERTA La mejor oferta Por ...
GLORIA GLORIA Gloria Osmar Gaviria...
RENOIR RENOIR -Adrián Atehortúa- Ade...
COSMÓPOLIS COSMÓPOLIS -Adrián Atehortúa- Dav...
LOS PELAYOS LOS PELAYOS   -Adrián Atehortúa- ...
EL HIPNOTISTA EL HIPNOTISTA -Adrián Atehortúa- H...
EN LA CASA EN LA CASA -Adrián Atehortúa- Pen...
¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? ¿Y SI VIVIMOS TODOS JUNTOS? Los años no vienen solo...
MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES   Adrián Atehortúa Ya...
EL MOLINO Y LA CRUZ EL MOLINO Y LA CRUZ   -Adrián Atehortúa- ...
LA CACERÍA LA CACERÍA LA CACERÍA Por Adri...
PHILOMENA PHILOMENA Reflexiva y humana Jos...
LA PIEDRA PACIENTE LA PIEDRA PACIENTE Habla para que te escuche...
12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 AÑOS DE ESCLAVITUD 12 años de esclavitud   ...
LA VIDA DE ADÈLE LA VIDA DE ADÈLE   -Adrián Atehortúa- ...
LOS HONGOS LOS HONGOS Los hongos   Por Davi...
LA PARTE DE LOS ÁNGELES LA PARTE DE LOS ÁNGELES -Adrián Atehortúa- Ken...
Humano Humano Humano   Por David A....
¡SOMOS LO MEJOR! ¡SOMOS LO MEJOR! ¡Somos lo mejor!   Po...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita Una ninfó...
Joven y bonita Joven y bonita Joven y bonita   Por ...
Timbuktú Timbuktú Timbuktú Por David A...
Memorias del Calavero Memorias del Calavero Memorias del Calavero   ...
Violette Violette Violette Una lucha hist...
Leviathan Leviathan Leviathan Por David...
Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Festival de Cannes 2016 Palmares Edición 69 del ...
Marilyn, antes de Monroe Marilyn, antes de Monroe   Marilyn, antes de Mo...
Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent Yves Saint Laurent   ...

The Grandmaster

Una lucha histórica

Por Danny Arteaga Castrillón
Medellín, Colombia

 

Un ritual secreto del arte del kung-fu; tal es la revelación que nos brinda The Grandmaster, filme escrito y dirigido por Won Kar-wai que cuenta la historia de Ip Man (interpretado por Tony Leung, el galardonado actor que ha protagonizado varias otras películas del director chino), un disciplinado luchador de kung-fu que reta a un enfrentamiento a Gong Yutian, respetado maestro del norte de China, lugar destacado por la habilidad de sus peleadores; de lo que allí acaece se desprende una historia de honor, amor y venganza, sobre todo cuando Man conoce a la hija del maestro, Gong Er (con el papel de la bella Zhang Ziyi), y cuando entra en escena “La navaja” Yixiantian, discípulo de Yutian y portador, junto con Gong Er, del secreto de la apetecida técnica de las 64 manos.

De la relación entre estos individuos se desenvuelve el relato, en cuyo trasfondo pasa además de forma sutil, pero precisa y contundente, la historia de China de aquellos años: la Segunda Guerra Mundial, la invasión de Japón en el sur del país, la guerra civil que concluye en 1950…, y cómo se ven afectados dichos personajes por estos acontecimientos: la pobreza, la miseria, el desplazamiento, la ignominia, la separación y la soledad.

Tal drama, sin embargo, lleva consigo también la marca del combate, el compás que le da ritmo a la historia. Y no se trata de escenas que entran forzadas en el relato, sino de sucesos que son el hilo conductor de los personajes y su razón de ser. Tales luchas, diseñadas por el coreógrafo de artes marciales y también director de cine Yuen Woo Ping, cuya huella está presente en películas como Kill Bill (2003-04) o Matrix (The Matrix, 1999), son combates dotados de fuerza y estética, que guardan un perfecto balance entre la realidad y la fantasía: no son secuencias sobreactuadas de peleadores voladores que se paran en las puntas de las espadas, pero tampoco se dejan de lado los movimientos aparentemente imposibles del kung-fu y su magia tras cada salto, cada golpe, cada patada. Los luchadores conservan una elegancia desconocida en estos hemisferios y una cierta arrogancia en su estilo; nos sentimos de ese modo como presenciando el más exquisito ballet.

Pero todo esto es posible además por la filigrana del proceso de edición, que pone énfasis en el entorno, en los objetos, en la lluvia, en los nimios trozos de vidrio… y que quizá nos lleva a introducirnos en la rápida mente de los peleadores, que perciben cada detalle en el fragor de su lucha.

Y cómo dejar de lado la exquisita fotografía, característica de las piezas de Won Kar-wai, tan bien empleada en cada escena y con la cual nos obsequia las secretas sensaciones que desea que intuyamos. Recurre también en ciertos momentos a filtros opacos que suavizan la piel de los actores con un ligero terciopelo, como en un sueño. Y la música completa la atmósfera con melancólicas melodías chinas, incluso en las escenas más violentas; esto gracias a la sensibilidad e inspiración del compositor Nathaniel Mechaly. Importante también deleitarse con el bello acento de la actriz Zhang Ziyi, que interpreta a Gong Er; aunque aquel sea un idioma ajeno, es posible percibir la fuerza, la entonación, la melodía y el dramatismo de su voz.

Con The Grandmaster, Won Kar-wai nos recuerda la importancia del honor, que hay tradiciones con raíces tan profundas, tan robustas, que ni la historia más contundente puede debilitar. Mientras los hombres se destrozan con metralletas, bombas y tanques de guerra, los legendarios personajes de este filme se baten, casi anacrónicos, por el honor, recurriendo tan solo a sus manos, sus piernas, su cuerpo, su mente, su sabiduría… su arte.


 

*Este es un espacio de crítica libre y abierto. El contenido de los artículos es responsabilidad única y exclusiva de sus autores y no corresponde necesariamente al pensamiento de la revista.