Artículos Festivales

Previous Próximo
Festival de Cannes 2016 Festival de Cannes 2016   Segunda Jornada Canne...
Festival de Cannes 2016 Festival de Cannes 2016 Presentación "Café Societ...
El baile cinematográfico del FICCI 56 El baile cinematográfico del FICCI 56 Kinetoscopio Edición 113 ...
600 millas, de Gabriel Ripstein 600 millas, de Gabriel Ripstein 55º FICCI Festival Intern...
Carta a una Sombra FICCI 55 Carta a una Sombra FICCI 55   55º FICCI Festival Int...
Tres Escapularios, de Felipe Aljure Tres Escapularios, de Felipe Aljure   55º FICCI Festival Int...
Plan Sexenal, de Santiago Cendejas Plan Sexenal, de Santiago Cendejas   55º FICCI Festival Int...

29° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Kinetoscopio Edición 108 / Festivales

29° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Pantallas multiplicadas: el cine hoy

 

 

Por Aixa Rocca
Buenos Aires, Argentina

 

Los Festivales de Cine se dan cita en los lugares más atractivos del mundo. Mar del Plata no es la excepción. Históricamente, ha sido la playa más emblemática y popular de la costa argentina. Sin ir más lejos, el fanatismo por esta ciudad hace que, durante el verano, aumente su población en un 300%. El amor por el cine es, entonces, una buena excusa para visitarla, para deleitarse con su oferta gastronómica y para dejarse sorprender por esos auténticos personajes locales que parecen salidos de una pintura surrealista. Se los puede ver sentados en sus reposeras a escasos cien metros de la arena y la brisa fresca del mar, de cara a los muros de concreto de los hoteles más lujosos de la ciudad. Desafían el sol rajante con sus pieles bronceadas en un marrón poco saludable, achocolatado, curtido como un cuero. Como si asolearse sobre las baldosas ardientes de la ciudad fuera, para ellos, el elixir de la vida.

Este año se celebraron seis décadas desde la primera edición del Festival, que en 1954 maravilló al público con el cine de Antonioni, Bergman, Buñuel y Fellini, entre otros grandes. Sin embargo, a la edición actual le corresponde el número 29. Sucede que, a lo largo de su historia, el encuentro cinéfilo sufrió múltiples interrupciones por la coyuntura política del país. Organizado en torno a las competencias Internacional, Latinoamericana, Argentina y Work in Progress, el Festival cuenta además con un sinnúmero de secciones a las que cuesta resistirse: desde Charlas con Maestros –que este año presentó a Francisco José Lombardi, Alejandro Agresti, Paul Schrader, Claire Denis, Carlos Vermut, Nacho Vigalondo y Osvaldo Bayer– hasta una serie de homenajes y retrospectivas a lo mejor del cine clásico, nacional e internacional.

Llevada a cabo entre el 22 y el 30 de noviembre, la 29° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se enmarcó en un genial año para el cine argentino en el que se estrenaron casi ochenta títulos nacionales y que fue coronado por el récord histórico de taquilla de Relatos Salvajes. Como reconocimiento a su éxito, el tercer largometraje de Damián Szifrón fue proyectado al aire libre dentro de la agenda del evento. Relatos... fue uno en la lista de 102 largometrajes de producción argentina proyectados en el Festival, que este año tuvo a tres directores argentinos integrando la Competencia Internacional: Lisandro Alonso (con su film Jauja), Ezequiel Acuña (con La vida de alguien) y José Celestino Campusano (con El perro Molina). A pesar de no recibir galardones, sus largometrajes compitieron con las obras del brasileño Gabriel Mascaro (Vientos de agosto), el surcoreano Jungbum Park (Vivo, premio al Mejor Actor y premio OBRA Cine), el catalán Hermes Paralluelo (No todo es vigilia, premio SIGNIS a la Mejor Película Internacional), el francés Mathieu Amalric (El cuarto azul, premio al Mejor Director), el iraní Nima Javidi (Melbourne, premio a la Mejor Actriz), la italiana Alice Rohrwacher (Las maravillas, premio al Mejor Guion), el portugués Pedro Costa (Caballo Dinero, premio a la Mejor Fotografía), el inglés Peter Strickland (The Duke of Burgundy) y el turco Hüseyin Karabey (Vengan hacia mi voz), que se llevó el premio Astor de Oro a la Mejor Película del certamen y también el premio del público. Habrá que seguir prestando atención al cine turco; recordemos que este año otro director de esa nacionalidad se alzó con el premio mayor del Festival de Cine de Cannes: Nuri Bilge Ceylan, por Winter Sleep (ya en 2008 había sido reconocido como Mejor Director por ese mismo Festival).

La ganadora Vengan a mi voz transcurre en una montañosa aldea kurda del Este de Turquía. Sus habitantes se reúnen en torno a Dengbej, el trovador ciego, que se dispone a contar la historia de la anciana Berfé y de su pequeña nieta Jiyan, cuyas vidas se han visto conmocionadas desde que su querido Temo (hijo de la primera, padre de la segunda) fue arrestado por la gendarmería en un allanamiento colectivo ordenado por un oficial del ejército en busca de las armas que las familias presuntamente esconden en sus casas. Los varones no podrán regresar a sus hogares hasta que las pistolas y fusiles sean entregados, pero en casa de Berfé y Jiyan no hay nada semejante, por cuanto las mujeres emprenden una desesperada travesía por encontrar un arma que puedan canjear por la vida de Temo. Consultado acerca de la película, el director Hüseyin Karabey declaró: “No me interesa hacer una declaración política pura y dura sobre determinada situación, porque todos sabemos que una mala situación conlleva pérdida y sufrimiento de ambos lados. Por eso, prefiero usar un dispositivo y una historia que provoque tanto risas como lágrimas, y que con suerte deje pensando al público cuando salga del cine”.

El largometraje ganador en la Competencia Latinoamericana fue Blanco fuera negro dentro, del brasileño Adirley Queirós. Mezcla de ficción y realidad, se trata de una película de corte político que transcurre en la Brasilia de los años ochenta, y que fue definida por su director como una radiografía de su “adolescencia, de los bailes, las amistades y la represión policial tan común en el día a día de las ciudades periféricas de Brasil”. En la Competencia Argentina, el film destacado fue Su realidad, de Mariano Galperín, un documental musical que relata la gira de Daniel Melingo por Europa al estilo de una auténtica road movie.

Creado por el director argentino Esteban Sapir, el institucional del Festival resultó una verdadera síntesis del cine actual, que se ha salido de la exclusividad de las salas para instalarse en la comodidad de nuestras casas o en las palmas de nuestras manos a través de los dispositivos móviles. Con un bellísimo formato blanco y negro, el video muestra una sucesión de luces de proyectores que se encienden y van transformando diferentes rincones de la ciudad en sorpresivas pantallas. A esa transformación del cine aludió directamente Paul Schrader en su Charla de Maestros. El virtuoso guionista de Taxi driver, La última tentación de Cristo y Toro Salvaje vaticinó frente a la audiencia del Festival: “Si Fellini viviera hoy, no haría una película de tres horas sino una serie web”. Para el director de Gigoló americano, todo lo que aprendimos sobre cine durante los últimos 100 años ya no es aplicable hoy: “No se puede decir que el cine se hace, ni se financia, ni se paga tal como lo hacía hasta ahora. Estamos ante el advenimiento de nuevos conceptos que se lanzan por Google, Amazon y Netflix. Vamos a contarle nuestras ideas a un grupo de personas que no provienen del mundo del cine sino que están, por ejemplo, en Silicon Valley. Estas historias pueden contarse de maneras nuevas. Sin ir más lejos, Mad Men es una película de 70 horas. Y esas nuevas reglas se aplican a la vida misma, porque ahora la gente ve las historias desde la sala de su casa. Por todo esto, el talento de los guionistas en Estados Unidos está migrando hacia la televisión e internet. Pero no a la televisión tal como la conocíamos, porque las pantallas están por todas partes, en un teléfono, una computadora... Es más, tendríamos que encontrar una nueva palabra para describir a la televisión. El póster del Festival de Mar del Plata con el número 29 proyectado en una pared refleja nuestra época a la perfección”.