Artículos Festivales

Previous Próximo
Festival de Cannes 2016 Festival de Cannes 2016   Segunda Jornada Canne...
Festival de Cannes 2016 Festival de Cannes 2016 Presentación "Café Societ...
El baile cinematográfico del FICCI 56 El baile cinematográfico del FICCI 56 Kinetoscopio Edición 113 ...
600 millas, de Gabriel Ripstein 600 millas, de Gabriel Ripstein 55º FICCI Festival Intern...
Carta a una Sombra FICCI 55 Carta a una Sombra FICCI 55   55º FICCI Festival Int...
Tres Escapularios, de Felipe Aljure Tres Escapularios, de Felipe Aljure   55º FICCI Festival Int...
Plan Sexenal, de Santiago Cendejas Plan Sexenal, de Santiago Cendejas   55º FICCI Festival Int...

El abrazo de la serpiente, de Ciro Guerra

Cannes 2015

El abrazo de la serpiente

 

Foto: Patricia Guerrero y Ciro Guerra


Por Patricia Guerrero Castro
Cannes, Francia

 

Ciro Guerra volvió a conquistar a la Croisette con su último trabajo “El abrazo de la serpiente” (2015), una de las tres películas colombianas seleccionadas en 68 festival de Cannes, dentro de la sección paralela “Quinzaine des Réalisateurs”. Esta sección tiene como objetivo dar a conocer nuevos realizadores e impulsar su carrera profesional. Sin embargo, Ciro Guerra es un viejo conocido de Cannes donde debutó en el 2009 en el marco de la segunda sección más importante del certamen, “Un Certain Regard”, con “Los Viajes del Viento”.

El realizador afirmó que mientras su anterior trabajo fue un proyecto más personal, que hablaba de su familia, e incluso de él mismo; con el “Abrazo de la Serpiente” (2015) quiso ir hacia el camino opuesto, hacia lo desconocido pues “no hay nada más desconocido para un colombiano que el Amazonas, porque los colombianos hemos crecido de espaldas a esa región”; aseguró el realizador cesarense. En el proceso de investigación para su film, Ciro se topó con la historia de los primeros exploradores amazónicos y desde ese momento supo que tenía entre manos un proyecto apasionante aunque difícil por la producción tan compleja en zonas de difícil acceso de la geografía colombiana. Rodada entre Guainía y el Vaupés, uno de los parajes más exóticos del nuestro paisaje, “El abrazo de la serpiente” cuenta la historia del encuentro entre dos culturas, los primeros contactos entre las comunidades indígenas y los exploradores amazónicos hace más de cien años atrás. Hablada en español, alemán, portugués, witoto y cubeo, la película es un cuento mágico, como en las antiguas leyendas fundacionales, que narra cómo el antropólogo alemán Theodor Koch-Grünber acompañado de Karamakate, el último chamán Cubeo, encuentran la Yakruna, una misteriosa plata que permite entrar en estado de ensoñación y viajar hacia el interior del propio ser.

El film también es una historia de amistad, de aceptación y reconocimiento del otro. De aprendizaje a través de la sabiduría ancestral de nuestros indígenas. De hecho, con está película Ciro Guerra quiso contarnos esa manera indígena tan diferente y maravillosa de ver el mundo desde un punto de vista espiritual. Y para ello contó con la participación de verdaderos indígenas: Antonio Bolívar de la etnia Witoto de la chorrera y Nilbio Torres de la etnia Cubeo, quienes se sumaron con entusiasmo a su proyecto. Un proyecto difícil desde su inicio como afirmó el realizador, ya que pasaron cinco años antes de poder convencer productores y reunir el perfecto equipo para llevar a cabo su película soñada. Ahora dice, es un honor estar nuevamente en Cannes, pero realmente “El premio fue poder hacerla”. El realizador solo espera que la película sea bien recibida por el público de Cannes, pero también para los colombianos. Para Antonio y para Nilbio, que jamás habían salido de su Amazonas natal, la experiencia ha sido simplemente maravillosa. Antonio de profesión agricultor, da gracias a Dios porque a sus 71 años pudo convertirse también en actor y pisar el viejo continente, donde afirma ha sido muy bien tratado. A la pregunta de cómo ha sido trabajar con Ciro, ambos aseguraron que con el director todo fue fácil y agradable, que él generosamente les apoyó en todo momento en el proceso de caracterización de los personajes.

De regreso a Colombia, Ciro y su equipo viajarán al Amazonas para proyectar el film a la comunidad indígena en agradecimiento a la colaboración que prestaron permitiendo la presencia de las cámaras y de personas extrajeras en su zona.