Artículos Reseñas

Previous Próximo
Un viaje maravilloso, de Todd Haynes Un viaje maravilloso, de Todd Haynes La vida en un museo   ...
Virus tropical, de Santiago Caicedo Virus tropical, de Santiago Caicedo Tratamiento sintomático...
Verano 1993, de Carla Simón Verano 1993, de Carla Simón Una nueva familia bajo ...
Proyecto Florida, de Sean Baker Proyecto Florida, de Sean Baker El lugar más feliz de l...
Rodin, de Jacques Doillon Rodin, de Jacques Doillon Una oportunidad d...
En la penumbra, de Fatih Akin En la penumbra, de Fatih Akin No hay camino correcto,...
¡Huye!, de Jordan Peele ¡Huye!, de Jordan Peele ¡Huye!, de Jordan Peele...
 Las horas más oscuras, de Joe Wright Las horas más oscuras, de Joe Wright   Las horas más oscura...
Lady Bird, de Greta Gerwig Lady Bird, de Greta Gerwig Lady Bird, de Greta Ger...
Clash, de Mohamed Diab   Clash, de Mohamed Diab Revista Kinetoscopio / Ed...
Norman, de Joseph Cedar Norman, de Joseph Cedar Revista Kinetoscopio / Ed...
Dunkerque, de Christopher Nolan Dunkerque, de Christopher Nolan Revista Kinetoscopio / Ed...
Paterson, de Jim Jarmusch Paterson, de Jim Jarmusch Revista Kinetoscopio / Ed...
Luz de luna, de Barry Jenkins Luz de luna, de Barry Jenkins Especial Oscars 2017: Luz...
Fences, de Denzel Washinton Fences, de Denzel Washinton Especial Oscars 2017: Fen...
Un camino a casa, de Garth Davis Un camino a casa, de Garth Davis Especial Oscars 2017: Un ...
La llegada, de Denis Villeneuve La llegada, de Denis Villeneuve Especial Oscars 2017: La ...
Talentos ocultos, de Theodore Melfi Talentos ocultos, de Theodore Melfi Especial Oscars 2017: Tal...
La La Land, de Damien Chazelle La La Land, de Damien Chazelle Especial Oscars 2017: La ...
La habitación, de Lenny Abrahamson La habitación, de Lenny Abrahamson Kinetoscopio Edición 113 ...
El hijo de Saúl, de László Nemes El hijo de Saúl, de László Nemes Kinetoscopio Edición 113 ...
Carol, de Todd Haynes Carol, de Todd Haynes Kinetoscopio Edición 113 ...
En tierra de lobos En tierra de lobos Kinetoscopio Edición 111 ...
La ilusión que vino del espacio La ilusión que vino del espacio Kinetoscopio Edición 111 ...
la sal de la tierra la sal de la tierra Kinetoscopio Edición 111 ...
Crimen y castigo Crimen y castigo Kinetoscopio Edición 111 ...
El grito de un pueblo sordo El grito de un pueblo sordo El grito de un pueblo s...
Revolución (casi) sin hombres Revolución (casi) sin hombres Kinetoscopio Edición 110 ...
la pasion de mary bee cuddy la pasion de mary bee cuddy Kinetoscopio Edición 110 ...
Whiplash, de Damien Chazelle Whiplash, de Damien Chazelle Kinetoscopio Edición 109 ...
Selma, de Ava DuVernay Selma, de Ava DuVernay Kinetoscopio Edición 109 ...
El código enigma, de Morten Tyldum El código enigma, de Morten Tyldum Kinetoscopio Edición 109 ...

¡Huye!, de Jordan Peele

¡Huye!, de Jordan Peele

 

El temor de no ser

 

Por Rafael París R.

Medellín, Colombia

 

Por las sendas del cine de horror actual se reconoce la presencia estructuradora de tres artistas con estilos muy diferentes. George Romero, quién aborda temáticas sociales desde la sátira; Wes Craven, que implementa lo onírico y lo meta-artístico de las vanguardias y Dario Argento, centrado en narrar desde la perspectiva del art horror que relaciona lo grotesco con el museo, la ópera y las artes plásticas. Bajo esa premisa, ¡Huye! (Get Out, 2017), se puede enmarcar en la tradición satírica del cine romeriano, que contribuye a desvelar el absurdo detrás de las convenciones sociales, la falta de sinceridad que frecuentemente se evidencia en la interacción pública y la dificultad para afrontar la diferencia cultural.

¡Huye! cuenta como el fotógrafo afrodescendiente Chris Washington  es invitado por su novia blanca Rose Armitage, a conocer su familia. En la casa de los padres, fuera de la usual tensión que implica conocer a los suegros, se van sumando detalles siniestros que implican que hay razones ocultas tras este encuentro. Los suegros, el padre neurocirujano y la madre hipnoterapeuta, hacen comentarios inicialmente superficiales y luego molestos sobre la gente de color, mientras que el hermano demuestra una agresividad escasamente controlada. Al día siguiente se realiza una reunión misteriosa de blancos, llamando la atención de Chris, un joven negro, que no encaja con los invitados, se comporta de manera errática y supuestamente está casado con una mujer blanca mayor. Chris se va al campo y la reunión evoluciona a una subasta, en la cual se exhibe su foto. Paulatinamente Chris encontrará que ha sido paralizado a través de la hipnosis y que a su cuerpo se trasplantará el cerebro de un hombre ciego, blanco y mayor que codicia su salud y sus capacidades creativas.

El interés que ésta película del cómico Jordan Peele ha suscitado, radica en que alude a una situación política de actualidad, específicamente a la lucha de los partidos extremistas contra los desarrollos sociales emergentes que buscan socavar las desigualdades históricas que han sufrido las mujeres, los afrodescendientes, los LGTBI y otras poblaciones, enfrentamiento que en los últimos años se ha intensificado. En consecuencia a esta realidad inmediata, parece que del horror sobrenatural y corporal (donde el cuerpo muta o se tortura), se ha pasado moderadamente a la valoración del horror político-social que abarcaría temas como los derechos humanos, el animalismo o la ecología, como se puede observar también en cintas recientes como Harbinger (2016) de Cody Duckworth y Annihilation (2017) de Alex Garland. “Es un privilegio poder experimentar una cultura ajena” dice el padre de Rose, una frase que en primera instancia parece encerrar admiración por los afrodescendientes, para luego revelarse como un peligro que va más allá del racismo, es la objetivación del sentir de una raza a través de su cuerpo mercadeable.