Escuela de crítica

Basada en hechos reales, de Roman Polanski

Chispas sin fuerza

Luisa M. Cárdenas

[Atención: advertencia de spoiler]

 

Basada en hechos reales (2017) cuenta cómo una escritora famosa, Delphine, en un estado emocional frágil, conoce a una mujer, Ella, que la acompaña y se acerca a ella casi de forma invasiva hasta el punto de generar confusión respecto a sus intenciones con la escritora. Es un thriller psicológico dirigido por Roman Polanski.

En su género es una película acertada, logra mantener cierta tensión desde las situaciones. Se insinúan intenciones que se van desarrollando. Sin embargo, como pieza cinematográfica es débil, como su protagonista misma, se asemeja a la página en blanco que enfrenta a Delphine en momentos de la historia.

Es una página que está expectante, con anhelos de contar algo y de estar llena de palabras, pero la ambigüedad abruma a su escritora sin poder lograr totalmente el cometido de ser página escrita. También tiene situaciones que se sugieren y se dejan en el aire o en la facilidad de su desarrollo, como el detalle de las cartas anónimas que recibe Delphine.

La película se centra en el encuentro de estos dos personajes, dos mujeres, cada una con personalidades distintas que se unen debido a las letras. Delphine, es escritora famosa y admirada; en cambio Ella, aparentemente invisible, es escritora por encargo, una escritora fantasma.

Irónicamente, sus personalidades presentan casi lo opuesto a sus cometidos, Delphine es frágil, una mujer que ya está cansada y abrumada de la escritura, se siente sola, es ingenua y bastante influenciable; mientras que Ella, tiene carácter, se ve fuerte y decidida, radiante siempre, es manipuladora y demuestra deseos de control. Claro, ahí está la intención, mezcla dos opuestos y ¡bam! obtienes un drama tensionante, o al menos crees que el resultado es acertado. Sin embargo, en Basada en hechos reales, no necesariamente, eso depende de qué tanto se permite uno como espectador al verla.

Se da una propuesta de tensión gracias a esos dos personajes, pero a pesar de que ellas son la clave de la historia y que están sustentadas en esa explosiva combinación, hay chispas sin fuerza en esa detonación. Estas mujeres no logran tener la suficiente potencia como para hacerle justicia a la película, la cual se empeña en ser una dedicada a los personajes. Es decir, las situaciones se ven forzadas con estos personajes que parecieran caer en el cliché, porque su construcción y su simulada transformación se quedan de un solo lado, son planos, intentan llegar a una tridimensionalidad, pero ésta permanece atrapada en unos personajes cargados de un drama innecesario que se vuelve hiperbólico.

¿Qué sucede realmente con Delphine? Por ejemplo. Nunca queda claro su relación con su madre o si su fatiga es causada por la escritura o por alguna depresión, ni siquiera si no hace falta saber ese aspecto. Es como si fuera caracterizada a propósito para que, precisamente, llegue Ella y pueda acomodar todo a su antojo, pues Delphine es en extremo ingenua con Ella, se muestra a una mujer dependiente que lo sigue siendo incluso hacia el final de la historia, demarcando un nivel de transformación bajo del personaje.

Tal vez en Ella se visualiza una mayor transformación que en Delphine, sin embargo, es predecible, porque es una mujer invasiva que cada vez se adentra más, encontrando diversas formas de manipulación sobre Delphine. Claro, el guion lo permite: hacer que Delphine se caiga de las escaleras así como así es ponerle todo en bandeja de plata a Ella y a la historia misma; inmediatamente se nota la mano del guionista (los guionistas en este caso).

Ahora bien, Basada en hechos reales tiene bastante elaborada su propia ficción, es más construida, menos naturalista, por tanto se siente menos orgánica. Tal vez por su carácter mismo de thriller psicológico; sin embargo, el pacto de ficción con el espectador es confuso en este aspecto. Si bien, la película logra incomodar y generar una atmósfera cargada de zozobra e incertidumbre, en general se vuelve predecible, logrando incomodar desde su propósito y también desde la falta de exploración del mismo. Se convierte en un filme que subestima al espectador sutilmente. Aunque, dentro de todo, se puede decir que es una historia entretenida en general que tiene desaciertos en su desarrollo como pieza cinematográfica.

 


Luisa M. Cárdenas
Estudiante en formación de la Escuela de Crítica de Cine, un proyecto de Cinéfagos.net y Kinetoscopio.